Report inadequate content

Jeremías y la Falsa reina

{
}

Jeremías y la reina del cielo     TAGS:undefined

(Porción del capítulo 12)

 

Cuando nació Jeremías, una vez más volvió a tomar forma la adoración a esta falsa reina del cielo. Yahwéh el Dios verdadero, le ordenó que no orara por el pueblo.

No hiciese clamor ni oración, porque eran unos desobedientes idolatras. Casi todos los del pueblo se habían descarriado. Adoraban estatuas y demonios hasta en el templo de Judá. (Jeremías 7.16)

En las calles de la ciudad santa, tenían imágenes y hacían perversidades sexuales en público. Los padres le ordenaban a los niños, que fuesen a recoger leñas.

Ellos mismos encendían el fuego, con la leña que sus hijos les obtenían. Las madres amasaban la masa, para hacerle torta {hostias} a esta reina del cielo.

Hacían misa negra a esta falsa reina y a otros dioses {demonios}. Le quemaban en ese fuego a sus bebes. Obras que enfurecieron a Yahwéh. (Jeremías 7.17-19)

Los textos cuneiformes le llaman a la reina del cielo, por su nombre original, ‘Istar sarrat same,’ que significa exactamente ‘reina de los cielos.’

La palabra hebrea que se ha traducido como ‘pan’ o ‘torta’ es la ‘Kawenim.’ Del idioma asirio es una transcripción dialectal de las expresiones ‘Kamani’ o ‘Ka-wani.’

Precisamente se usa para la expresión de los panes grandes que les ofrecían a Istar, la falsa reina del cielo.

Esta tradición pagana ya estaba por varios siglos establecida. Desde Nimrod y su esposa-madre quien le dio origen, hasta hoy. (Génesis 10.1-32, 2 Reyes 21.35 y 2 Crónicas 32.28)

La misma historia del nieto de Noé, se repetía otra vez. Su propia confusión de fe, ellos pensaron que estaban adorando a un dios vivo y de poder.

No hacían el bien, ni siquiera a sus sacrificados recién nacidos. Eran quemados en la hoguera que le hicieron en honor a Moloch.

 

{
}
{
}

Comments for this blog are closed.