Report inadequate content

Salid de la Idolatría

{
}

( Porción del capítulo... Salid de la Idolatría)

Adonay escucha todo con oído atento. Lo dicho en la consciencia, ni en voz baja por el humano se le escapa jamás. (Sabiduría 1.3-10)

Yahshúa nos enseñó, que no podemos adorar a dos dioses, ni obedecer a dos señores. Yahwéh nos envía a demoler y a derribar a los altares. (Deuteronomio 7.5)

Todas las estatuas, imágenes y todo lo que se adore que no sea El Aví Yahwéh. Nos ordena a sacar fuera del templo, la casa de Yah, todas las imágenes y quemarlas hasta hacerlas polvo.

Los idolatras con su reina y santos, han hecho la tierra maldita. Al ofrecerles cultos, misas y le queman incienso hasta a sacerdotes y monjas muertas.

Ellos dicen de todo corazón que ella les salvará y les garantiza prosperidad. Los profetas que hablaron en vivo y en directo con Yahwéh, escribieron con cierta furia e ironía en contra de los idolatras. (2 Reyes 23.6, 15 y Sofonías 1.5)

Aví no quiere que nos postremos delante de las imágenes. Yahwéh que es el único y Gran Rey, prohíbe la adoración a todo, que no sea Él. (Éxodo 20, 2 Reyes 21.5, Sofonías 1.5, Lucas 16.32 y Apocalipsis 21.8)

Lo que no es Yahwéh, demonio entonces es. Salomón nos instruye que si enseñamos al niño un camino, aun después de viejo, no se apartará de él.

Tienes la oportunidad de salir del error y enseñar a tus hijos el Camino verdadero. Criándolos fuera del pecado de la idolatría. (2 Reyes 21.21 y Proverbios 22.6)

Cada día se aleja más el mundo del Padre verdadero. Prefieren seguir al falso santo padre y a su reina del cielo, porque les he más fácil seguirles que a la Toráh, viene a reducirse en la Doctrina Divina.

‘Maldito el varón que confía en el hombre.’ (Jeremías 17.5)

Maldito es el humano quién siga y adore a otro humano, altares a estatuas sin vida edificándoles. Velas encendiéndoles y rezándole a nadie menos que el mismo demonio, esa estatua a la ‘María’ que sea.

Censura la vana seguridad al confiar en seres sin vida y sin poder de salvación alguno. Es demasiado malintencionado el hecho de los romanos, de levantar una iglesia falsa, la ramera que nos habla el Apocalipsis.

Creala o no, fue la voluntad de Yahwéh, que les permitió levantar a esta ‘Gran Ramera.’

Palabras confusas se deben de entender con mente abierta. Reconocer que la Verdad se nos ha sido negada, escondida y destorcida por estos maleantes.

Maldiciendo a la humanidad, al enseñarle a creer en hombres como ellos mismos. Violando así los estatutos sagrados de la Palabra Divina, de no tener ídolos ni de creer en hombres.

Dándole el nacimiento a la idolatría publica de tantos yesos sin vidas, sin ser Yah y sin poder redimir los pecados. (Éxodo 20.3 y Jeremías 17.5)

https://www.facebook.com/MetaforaFalsaReinaDelCielo TAGS:undefined

 

{
}
{
}

Comments for this blog are closed.